4 señales que indican que necesita actualizar su tecnología de impresión

4 señales que indican que necesita actualizar su tecnología de impresión

Cuando dirige una imprenta con mucho trabajo, es fácil perder de vista la visión de conjunto.

Está tan concentrado en sacar el trabajo adelante que no tiene tiempo de plantearse los grandes interrogantes: ¿Cómo ha cambiado el mercado? ¿Estoy al día o me estoy quedando atrás? ¿En qué me diferencio de la competencia? ¿Mi modelo de negocio sigue teniendo sentido? ¿Dónde estaré dentro de un año (o dentro de cinco)?

La mayoría de las veces, la respuesta a estas y otras preguntas se encuentra en la tecnología que utiliza. Al fin y al cabo, usted solo puede ser tan productivo, eficiente y competitivo como lo sean sus prensas. Y si no se ha modernizado en los últimos años, puede que esté perdiendo nuevos negocios o nuevas oportunidades con clientes actuales.

Le presentamos cuatro señales que indican que quizá ha llegado el momento de actualizar su tecnología de impresión:

1. Vende basándose en el precio

En los últimos años, hemos asistido a una carrera de precios a la baja en el mercado de la impresión, como consecuencia de la aparición de las imprentas online. Competir con este tipo de empresas, que cuentan con costes más bajos, una base de clientes más amplia y tiempos de entrega más rápidos, puede resultarle difícil. En particular, si realiza mucho trabajo intensivo, pero poco rentable.

El modelo de negocio de este tipo de imprentas, basado en grandes volúmenes y márgenes escasos, implica que pueden prestar este tipo de servicios a precios más bajos que usted. Y no hablamos solo de la competencia online, sino también de los competidores locales que rebajan sus precios para mantener su cuota de mercado.

Es posible que se sienta tentado de adoptar la misma estrategia, pero la batalla de precios a la baja no es precisamente una batalla que convenga ganar. Por el contrario, la clave está en destacar gracias a servicios de valor añadido, a los que ningún tipo de competencia podrá enfrentarse: prestar servicios de impresión de máxima calidad a precios superiores. De este modo podría convertirse en un valioso colaborador de marketing en vez de ser «una imprenta más». Y actualizar su tecnología puede ayudarle a conseguirlo.

2. Los desperdicios merman su margen de beneficios

Incluso en un mundo ideal, los trabajos pueden salir mal; pero lo importante es la frecuencia con la que esto sucede y en qué medida afecta a sus beneficios. Una forma de entender la magnitud del problema es echar un vistazo a su papelera.

Si utiliza tecnología antigua, es posible que piense que los desperdicios son normales y que los problemas de ampliación, inclinación y alineación simplemente forman parte del proceso. Lo mismo ocurre con los problemas de densidad de color, que a veces le obligan a tirar a la basura todo un trabajo. Los atascos son frecuentes cuando imprime en diferentes tipos de papel o cuando la humedad aumenta y el papel se dilata. Los cortes rara vez son rectos y las imperfecciones son algo habitual.

Pero no, eso no es normal. Todo ese desperdicio acumula gastos y puede reducir considerablemente su margen de beneficios. No se trata solo del coste del material, sino también de la pérdida en productividad, el coste de oportunidad de trabajos perdidos y el daño a su reputación, al prolongarse el tiempo de elaboración y no cumplir plazos de entrega.

Las prensas más nuevas automatizan y simplifican los procesos que causan gran parte de estos desperdicios. El registro a doble cara automático, los perfiles del tipo de papel que controlan la temperatura o la función de vaciado de papel automático (para desatascar su prensa sin que tenga que mover un dedo) son solo algunos de los avances que garantizan un nivel bajo de desperdicios y un nivel alto de productividad.

People looking at a tablet

3. Está rechazando trabajo que podría hacer

Al final, la rentabilidad y el éxito se reducen a un solo factor: lo rápido que puede acabar los encargos. Y su nivel de rendimiento viene marcado por las limitaciones de su tecnología.

Seguro que más de una vez ha tenido que rechazar trabajos que podría haber realizado de contar con más tiempo. Pero ¿qué remedio le queda?

Configurar trabajos de impresión lleva mucho tiempo, en especial los más complicados. Incluso los trabajos repetidos pueden consumir tanto tiempo como los originales, ya que hay que volver a introducir todos los parámetros. Un papel más grueso hace que la prensa trabaje a velocidades más bajas, lo que afecta a su productividad. La cuestión es que no puede terminar el trabajo con la rapidez suficiente para encargarse de mayores volúmenes y seguir cumpliendo los plazos de los clientes.

¿O sí que puede? Con las nuevas tecnologías de impresión, la mayor rapidez en la configuración de tareas y los flujos de trabajo guardados, las tiradas de impresión repetidas son más fáciles que nunca. Las velocidades de 100 páginas/minuto en papeles con un grosor de hasta 350 g/m² y los trabajos en materiales mixtos permiten acabar los encargos a buen ritmo.

4. Está rechazando trabajo que no puede hacer

El valor añadido no es algo que le preocupe solo a usted. Es muy probable que ocupe también un lugar prioritario en la lista de intereses de sus clientes. La infinidad de alternativas del mundo digital ha aumentado sus expectativas y es probable que, con frecuencia cada vez mayor, le soliciten trabajos que no puede llevar a cabo.

Unas expectativas más altas implican una mayor complejidad. Quizá le soliciten nuevos sustratos como plástico/poliéster, tejidos (como lino o tela no tejida), aluminio o imanes promocionales. O quizá quieran trabajos complejos con componentes (pliegues, gráficos, separadores, diferentes tipos de papel, plegados especiales, acabados avanzados) que sobrepasan las capacidades de su prensa para producirlos automáticamente.

Tiene que tomar una difícil decisión: rechazar estos trabajos o aceptarlos y ver cómo se disparan sus costes laborales y disminuye la productividad, ya que tendrá que recurrir a procesos manuales.

Las prensas más antiguas simplemente no pueden encargarse de forma fácil y eficiente de estas tiradas de impresión de alta rentabilidad. Y esto es frustrante, porque sabe que con ese trabajo podría obtener más beneficios y retener a los clientes.

Llegó la hora de actualizarse

Como hemos visto, no faltan buenas razones para actualizarse. Si todavía no lo ha hecho, porque está muy ocupado o porque piensa que le va a costar demasiado, puede estar perdiendo oportunidades.

La tecnología ha avanzado más rápido de lo que la mayoría de profesionales de la impresión cree, y cuesta mucho menos de lo que piensa. Las funciones avanzadas ya son habituales incluso en las prensas más básicas. Además, una mayor productividad y rendimiento implican que el plazo de rentabilidad de la inversión es significativamente más corto que con una prensa antigua.

Así que, si dirige una imprenta con mucho trabajo y todavía no ha tenido tiempo de plantearse algunos de los grandes interrogantes, quizá haya llegado el momento de hacerlo: el momento de tomarse un respiro y echar un vistazo a las nuevas posibilidades.