Agentes de cambio

Santokh Badesha: Innovar con un objetivo

“Posiblemente una de las diez mayores contribuciones de todos los tiempos conseguido por un solo colaborador en el transcurso de su carrera en Xerox.”

Innovar con un objetivo

Santokh Badesha es Xerox Fellow and Manager of Open Innovation de Xerox. En 2018, Santokh alcanzó un hito importante en su ya impresionante carrera: su patente número 250. Cómo lo consiguió es una historia inspiradora de cómo resolver problemas y una prueba del valor de correr riesgos.

Si la necesidad es la madre de la invención, Santokh Badesha es el padre. La mayoría de las personas consideraría una hazaña conseguir una o dos patentes a su nombre. Con 15 años, no estaría fuera de lugar considerarse prolífico. Santokh tiene 250; y más de 50 pendientes. Charlie Duke, ex vicepresidente del Research Center de Xerox en Webster, Nueva York, dijo de Santokh que su impacto en Xerox es «posiblemente una de las 10 mayores contribuciones de todos los tiempos conseguida por un solo colaborador técnico en el transcurso de su carrera en Xerox».

Esta cita llega al corazón de Santokh como inventor. Él cree que la innovación no debe ser una búsqueda ociosa o egoísta. Más bien, es un defensor de que el uso de las ideas debe servir a un propósito mayor, trabajando en colaboración para resolver problemas y ayudar a hacer avanzar el mundo. Únase a nosotros para conocer a Santokh Badesha, el hombre detrás de la innovación.

 

¿Cuándo se dio cuenta por primera vez de que le apasionaban las ciencias?

Al crecer en una zona rural de la India fue una prioridad absoluta obtener una formación. En ese ambiente, ser científico o profesor de ciencias en una universidad se consideraba muy prestigioso. Así que eso era lo que quería hacer y, por suerte para mí, destaqué en ese campo de estudio. Aunque lo que más me gustaba era la física, mis calificaciones me orientaron para obtener un título superior en química. Y después de mi segundo doctorado y una breve beca de posdoctorado en el Reino Unido, me incorporé al Departamento de Química del Rensselaer Polytechnic Institute de Troy, Nueva York.

 

¿Cómo comenzó su carrera de investigación en Xerox?

Mientras estaba en Rensselaer, realicé una investigación que fue apoyada por el NIH, el Instituto Nacional de Salud, y relacionada con la síntesis de agentes antivirales/antitumorales para la evaluación farmacológica. Al mismo tiempo que enseñaba química a los estudiantes de primer año.

Al estar en el ambiente académico, me animaron a publicar y dar charlas sobre mi trabajo. A eso me dedicaba cuando dos gerentes de Xerox, los doctores Tom Smith y Dave Williams, se me acercaron en una conferencia en la American Chemistry Society y me pidieron que diera una charla en el Research Center de Xerox en Webster, Nueva York.

Los centros de investigación de Xerox en PARC y Webster ya eran famosos en esa época. Después de mi charla, recorrimos el Centro y me hablaron de sus áreas de investigación y de cómo sus investigadores eran libres de hacer investigación fundamental. Entonces me preguntaron: «¿Te gustaría trabajar aquí?».

38 años después, nunca me he arrepentido de mi decisión de decir que sí.

 

¿Hay un buen entorno en Xerox para la innovación?

Xerox me proporcionó el ambiente para ser innovador y llegar a donde estoy hoy. Estoy rodeado de mentes innovadoras que se motivan y se desafían mutuamente a pensar sobre las cosas de maneras que antes no era posible. La cultura es alentadora, nos empuja a crear valor y recompensa el pensamiento y la acción inteligentes. Y es estupendo saber que los clientes ven valor en nuestros productos como resultado de algo que yo creé.

 

¿Cuál es su proceso para concebir nuevas ideas?

No se puede ser creativo si no eres curioso. Pero en el entorno industrial, uno necesita ser algo más que curioso. En la industria, la mayor parte de la innovación es progresiva. Por lo tanto, además de ser curioso, uno debe tener la capacidad de una visión transparente de todo el camino de la solución y, a continuación, determinar lo que se necesita para resolver un problema. No creo en los momentos «eureka». Yo enseño y predico que uno debe tratar de inventar basándose en principios científicos.

Para esto es vital trabajar con más científicos cuando se trata de ideas. Se necesita un grupo numeroso para llevar las ideas del tubo de ensayo a las manos del cliente. No se puede ser un solitario. He aprendido que cuando la gente trabaja en equipo y se ve obligada a encontrar soluciones, se crea mucho valor. Con las personas adecuadas en un equipo, se obtiene la cantidad justa de perspectivas nuevas para inspirar ideas inteligentes. Y el entorno de Xerox es perfecto para esta innovación abierta.

 

Cuéntenos un poco más sobre la innovación abierta.

El término innovación abierta fue acuñado por Hennery Chesbrough de UC Berkley, y su premisa básica es aprovechar los recursos internos y externos como un proceso, no solo para servir a su mercado actual sino también a nuevos mercados.

Xerox comprende plenamente el valor de llegar a la comunidad global para resolver problemas inmediatos, desarrollar soluciones tecnológicas estratégicas aplicables a toda la plataforma y adquirir conocimientos fundamentales para futuras oportunidades de negocio. 

Creo firmemente que las verdaderas oportunidades residen en conectar la investigación académica y la investigación industrial para la innovación y he hablado de las oportunidades en una serie de foros y grupos de expertos. Hay mucho conocimiento inactivo en el mundo académico que podría convertirse en opciones de inversión para el desarrollo económico.

 

¿Cuál fue su primera patente?

Alrededor de un año después de incorporarme a Xerox, utilicé mis conocimientos químicos para fabricar unas partículas de selenio muy esféricas, bien dispersas en una matriz polimérica, y obtuve algunas micrografías maravillosas. Se lo mostré a mi compañero de oficina (Dr. John Pochan), quien dijo: «Muy interesante. ¿Ha presentado una propuesta de invención (PI) al respecto?» Nunca había oído hablar de una propuesta de invención y estaba muy entusiasmado.

Esto resultó ser una verdadera invención revolucionaria, una nueva forma de fabricar fotorreceptores, recuperar arsénico de selenio telurio de los residuos y, en última instancia, un nuevo proceso para crear aleaciones. Antes de esta invención, el selenio y los metales de telurio se convertirían en aleaciones por métodos de fusión física y luego se evaporaban al vacío para crear la capa sensible a la luz de los fotorreceptores para fotocopiadoras. En mi proceso de correducción, el selenio y el telurio se unen para producir una aleación. El resultado fue una manera potencial de hacer que los miembros formadores de imagen fueran más baratos y de mejor calidad. La creación de aleaciones por correducción en lugar de por calentamiento conjunto de metales fue un nuevo fenómeno científico, y el descubrimiento dio lugar a otras 30 patentes y a varias publicaciones y presentaciones científicas.

 

¿Puede hablarnos de su innovación más reciente: su patente número 250?

Esta última patente es de un adhesivo film epoxi en estado B que se utiliza para unir dos o más piezas del cabezal de impresión. Es químicamente resistente a las tintas hostiles y mantiene la adhesión en condiciones de impresión de alta temperatura y alta presión. Nos permitirá fabricar un cabezal de inyección de tinta de alto rendimiento y alta densidad a un coste menor.

 

¿Es este el logro del que se siente más orgulloso? Si no es así, ¿cuál es?

Uno de los inventos más gratificantes en los que he trabajado está relacionado con el paso en nuestro proceso de marcado en el que las imágenes se fusionan y se fijan al papel.

Al mismo tiempo, la evolución de la impresión del negro al color y el aumento de la velocidad de impresión estaba teniendo un impacto significativo en los rodillos fusores. Con las temperaturas, el consumo de energía y el rodillo del fusor aumentó el coste mientras que disminuyó la vida del rodillo del fusor. Normalmente, las superficies de los rodillos de fusión mostraban vidas funcionales en el rango de unos pocos cientos de miles de ciclos. Necesitábamos desarrollar un nuevo recubrimiento de la superficie del rodillo para ampliar la funcionalidad y la vida útil.

En aquel entonces, toda la industria de marcado electrofotográfico utilizaba elastómeros fluorados o elastómeros con base de silicona. Cuando se usaban solos, tenían deficiencias de rendimiento. Necesitábamos un material compuesto que combinara las propiedades de ambos y que, con suerte, obtuviésemos una vida útil más prolongada.

Puede parecer ingenuo, pero le pregunté al equipo de desarrollo: «¿Por qué no se pueden unir estos materiales? ¿Por qué no se puede realmente unirlos químicamente para que permanezcan juntos y no se separaren?» Entonces fui capaz de idear un proceso que hizo precisamente eso. El resultado fue una nueva clase de materiales de alto rendimiento, diseños de rodillos más sencillos y componentes de fusión de mayor duración, más de 10 millones de ciclos, así como otras 20 patentes y el Premio del Presidente de Xerox. Este trabajo también fue recogido por Materials Research Society en sus Intersections News.

 

¿Qué viene ahora?

Conseguir 250 patentes era mi objetivo personal, pero realista. Mi próximo reto es conseguir 300. Pero lo más importante es el valor creado para Xerox y el reconocimiento externo en el mundo académico. Nuestra compañía quiere explorar, ampliar las ofertas para hoy y para mañana y aprender cómo abordar las crecientes necesidades de los clientes. Y tengo pensado ser un jugador clave para eso.

 

Agents of change

Agentes de cambio

Todos hemos cambiado el mundo. Cada uno de nosotros. Con cada respiración, nuestra presencia se expande infinitamente hacia el exterior.

Pero pocos de nosotros tenemos la oportunidad de cambiar muchas vidas a mejor. Y aún menos tenemos el desafío de hacerlo todos los días. Ese es el desafío que se le lanza diariamente a los científicos de investigación de Xerox, para tratar de lograr un cambio.

A cambio, les damos tiempo y espacio para soñar. Y los recursos para convertir los sueños en realidad, ya sea inventando nuevos materiales con funciones increíbles o utilizando la realidad aumentada para reforzar la memoria de los pacientes de Alzheimer.

Nos sentimos orgullosos de nuestros agentes de cambio en los centros de investigación de Xerox en todo el mundo. Aquí tenemos algunas de sus historias.

Xerox Innovation

Vea cómo algunas de las mentes más brillantes del planeta se reúnen en nuestros centros de investigación en todo el mundo para mejorar el futuro del trabajo. Más información